escucha el vivo

Instalar Flash Player

martes, 11 de diciembre de 2012

El antilíder

25 fotografías nuevas, que parecen antiguas o viejasSe levantaba Absalón de mañana y se ponía a un lado del camino junto a la puerta, y a cualquiera que tenía pleito y venía ante el rey a juicio, Absalón lo llamaba y le decía: «¿De qué ciudad eres?». Él respondía: «Tu siervo es de una de las tribus de Israel». Entonces Absalón le decía: «Mira, tus palabras son buenas y justas; pero no tienes quien te oiga de parte del rey». Y añadía Absalón: «¡Quién me pusiera por juez en el país, para que vinieran ante mí todos los que tienen pleito o negocio, y yo les haría justicia!» 2 Samuel 15.2–4

a estrategia que utilizó Absalón para robarse el corazón del pueblo nos permite entender cómo una persona puede obrar con astucia para minar el trabajo de un líder. Absalón no confrontó directamente a David, sino que comenzó a trabajar sutilmente en el corazón de las personas que apoyaban al rey. Esta forma de proceder no hace más que imitar la metodología del mismo diablo, quien trabaja sutilmente en el corazón de las personas para que se resistan a la voluntad del Padre. Del mismo modo, el joven israelita se ubicó a la puerta de la ciudad y fingió un verdadero interés en la vida de cada una de las personas que venían a ver a David.
Es necesario señalar que no hubiera podido lograr este trabajo si David hubiera estado ocupado en atender las necesidades de su pueblo. Con el pasar de los años, sin embargo, el rey se había distanciado de su gente y había desatendido la función vital de pastorearlos, tarea a la cual había sido llamado. La insatisfacción y la frustración de ellos constituía tierra fértil para que Absalón sembrara en sus corazones la semilla de la discordia.
Es por esta razón que podemos afirmar que es difícil robarle el corazón a personas que se sienten amadas y cuidadas. Cuando un pastor sufre esta clase de problemas es, en muchas ocasiones, una indicación de que no está atendiendo adecuadamente las necesidades de su gente. Como señalaba un sabio profesor mío, «¡es difícil robar ovejas gordas!» Es decir, las únicas ovejas que escuchan propuestas de ir a otros campos son las que no están siendo correctamente alimentadas en el lugar donde están.
¿Cuál es la estrategia a seguir con el antilíder? Estas situaciones no se resuelven con la agresión hacia los «Absalones» de nuestro medio. Más bien tenemos que hacer los ajustes necesarios en nuestro pastoreo para asegurarnos que las personas de la congregación estén siendo adecuadamente pastoreadas. Esto no significa que usted y yo tenemos que llevar adelante un ministerio perfecto, sino que debemos esforzarnos para que la meta principal de nuestro trabajo sea compartir el amor y la gracia de Cristo con aquellos a quienes ministramos. Si ellos se sienten amados y valorados por su pastor, va a ser muy difícil que escuchen las propuestas de alguien que quiera llevarlos para otro lado.


Para pensar:
¿Cómo demuestra su amor hacia las personas que está pastoreando? ¿En qué aspectos necesita mejorar su ministerio para atenderlos mejor? ¿Con quién está compartiendo la carga de cubrir adecuadamente las necesidades de su gente?



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, comenta con responsabilidad y respeto. Lectores, agradecidos.

estudio de radio

estudio de radio